Descubre las averías mecánicas más comunes en automóviles para prevenirlas y alargar la vida de tu vehículo

Averías mecánicas más comunes en automóviles

En la actualidad, el coche es nuestro fiel compañero en nuestro día a día para acompañarnos en nuestras tareas laborales o personales. Una situación de mal estar que genera estrés son las averías mecánicas. Vamos a valorar las averías mecánicas más comunes y te daremos consejos para evitarlas y alargarlas en el tiempo.

Ranking de averías mecánicas

Es evidente que cualquier vehículo sufre desgaste o daños a lo largo del tiempo, existen diversos tipos de averías mecánicas, te citamos las más comunes por orden de frecuencia en aparecer:

  1. Eléctricas: 34%
  2. Referidas al motor: 28% 
  3. Ruedas, dirección, suspensión y frenos: 10%
  4. Transmisión: 7.5%
  5. Inyección y combustible: 6%
  6. Ventilación y refrigeración: 4%
  7. Resto de componentes: 4%
  8. Seguridad:3%
  9. Arranque: 2%
  10. Elementos de escapa:1%

 

averías mecánicas

Cómo evitar las averías mecánicas más comunes

Debemos ser previsores para intentar controlar las posibles averías que puedan surgir en nuestro vehículo.  El principal indicador es el cuadro de mandos del vehículo que nos mostrará datos del estado de la mecánica y electricidad.

Cualquier vehículo cuenta con mecanismo de aviso para diagnosticar averías, lo populares testigos luminosos que detectan los errores del vehículo. Cuando arrancamos el coche, se encienden para acabar apagándose más tarde. Sí alguno quedase fija, el vehículo estaría detectando alguna posible incidencia.

Los sensores buscan los problemas del coche en todo momento y nos informan de los mismos. Los más comunes avisos son:

  • Neumáticos
  • Nivel y presión del aceite: revisa los niveles habitualmente para controlar el estado y la presión para que las piezas estén bien lubricadas, evitando que aumente la temperatura para no gripar el motor
  • Estado del motor: averías relacionadas con el sistema del motor que avisan de la necesidad que el coche sea llevado a un taller para revisarlo

Debemos estar atentos a los avisos del cuadro de mandos para evitar averías graves

Como conclusión, no cuesta nada estar pendiente de nuestro coche para ser previsores y evitar averías complejas y de esta forma, poder alargar la vida de nuestro vehículo. ¿Tienes alguna consulta? ¿Cómo lo haces con tu coche? Anímate y cuéntanoslo.

Anuncios